Etiqueta: Narval

Piara Libro editado por Narval, escrito por Mónica Rodríguez

Título: Piara
Editado por Narval, noviembre 2016
Ilustraciones de Patricia Metola Escrito por Mónica Rodríguez

Me gustan los libros para niños donde no todo es bueno, aunque también es cierto que no comprendo tampoco buscar lo malo solo porque la vida sea así, porque hay personas que tienen una vida bastante plácida. Eso me parece bastante relativo. Pero Piara me ha sorprendido porque me imaginaba un libro sensible y poético completamente agradable pero va más allá todavía y tiene de todo Piara, tiene mucha verdad e incluye la muerte como parte de esa verdad, pero todo es plácido al mismo tiempo. Y en este caso me parece que hace redonda la historia. Es una historia que ni es triste ni es alegre pero tiene tristeza y alegría, tiene amor, el primer amor, y la espontaneidad de la vida vivida en el campo donde todo es más instintivo y primitivo y visceral. Es una historia campechana llena de referencias a las vivencias en el campo; es un canto a la sencillez y al cariño por todos los animales pero de un modo más profundo e íntimo que otros libros para niños. Es un libro que si tuviera un niño cerca me encantaría que leyera para ver qué siente porque creo que indirectamente puede enseñar un camino a los más pequeños muy poderoso: y es que ser sensibles es bueno, que querer cuidar de la naturaleza también, que no pasa nada por no estar siempre contentos, que los niños también sienten lo que los adultos, esa tristeza y sentido de la vida… Todo es a través de Ángela.

Porque Piara es un libro que ya como el título suena se desarrolla en el campo y concretamente en una dehesa con cerdos, en una granja donde vive Ángela con su familia compuesta por sus padres y sus tíos que se dedican todos a labores típicas de los pueblos, en este caso sin contar nada relacionado con el turismo. Ángela suele ir con los cerdos a la dehesa a pasear con ellos y cuidarles y se conoce todos sus nombres. Les entiende y quiere ser de mayor veterinaria. Es una niña muy maja y madura, observadora, silenciosa, natural a la que no le gusta estar guapa porque ella se siente cómoda y atractiva siendo ella misma, algo sucia, desarreglada, ama la naturaleza, ama el pueblo, y tiene una gran personalidad que enamora. La verdad que dan ganas al acabar Piara de leer más cosas sobre la niña Ángela y su manera de  ver el mundo. La voz narrativa es la de esta niña ya de mayor y entre todo ese campo aparece otro niño como ella llamado Pedro. Y también está el percherón, Membrillo, Garufo, Romina, Juana, la tía Guillermina, el pollo sin plumas…

Patricia Metola pone ese misterio cálido a la historia, esa poesía sutil que tiene Ángela. El amarillo y el negro son predominantes en las ilustraciones. Quizás no todos puedan sentirlo pero nosotros que hemos pasado tiempo en nuestro pueblo de niños, precisamente en Extremadura, podemos captar esa oscuridad de los pueblos frente a la luminosidad por la noche de las ciudades. Esa especie de miedo a lo que no se controla que es el que te da estar en una dehesa o en un casa en medio del campo. Todo se simplifica y se vuelve a los esencial, el frío se nota más y el calor, que en las ciudades se pierde y solo llega el resultado de un trabajo secreto en la tierra. En los pueblos también la muerte suele estar más aceptada, los animales que se tienen mueren o los salvajes se depredan, ese el ciclo de la vida. Y los más pequeños no temen a la muerte como en las ciudades que suele ser tabú. Suena a tópico porque habrá de todo en cada sitio pero por experiencias propias así lo creemos.

Mani orejas de luna

Mani orejas de luna escrito por Lola Guerrera e ilustrado por Adolfo Serra es un libro editado por Narval en octubre de 2010 y que este mes de octubre de 2016 ha vuelto a salir a las librerías. Es un libro que juega con la intriga hasta el final, ¿quién será Mani orejas de luna…? Eso es lo que intentamos saber hasta la última página.

image

En el libro Mani orejas de luna se nos va diciendo cómo es Mani orejas de luna y qué no es apesar de que tenga cosas en común con otros animales como los dientes afilados de un gato, el pelo largo y suave de un león, orejas grandes y redondas como un ratón… pero no es ninguno de estos animales.

image

También se le compara con un ladrón porque lleva antifaz, pero no, no es un ladrón tampoco. Se trata de una adivinanza muy divertida donde un niño quiere que adivinemos quién es Mani… ¡Y al final nos lo dice!

Mani orejas de luna es un libro lleno de animales salvajes que están junto al narrador que es un niño y nos imaginamos animales grandes, procedentes de todo tipo de lugares como solución para la adivinanza. Poco a poco vamos llegando hasta su casa, así que ya sabemos que vive con él llegando al final del libro.

Mani orejas de luna también juega con el narrador que en un principio no sabemos que es el niño y que parece un narrador en tercera persona, porque está contando la adivinanza claro. Adolfo Serra crea unas ilustraciones divertidas, potentes, destacando mucho los ojos en las mismas. Consigue transmitir muy bien la expresión diferente de cada uno de los animales.

image

image

image

[Arriba]

Entrevista a Mercedes Bouzo de la editorial Narval Desde 2013 es Mercedes Bouzo la que lleva la editorial Narval, iniciada por Eva Metola

Narval es una editorial con una mirada original, convencida de la personalidad que la forjó y que poco a poco muchas personas hemos conocido. Eva Metola fue la que inició todo y en la segunda etapa que está viviendo la editorial desde 2013 con Mercedes Bouzo la madre de Eva, la línea editorial inicial se mezcla, si no se hacía antes, con el interés por los clásicos, la pintura de siglos pasados, la feria de Bolonia… El Narval es un animal maravilloso y desde la editorial desean “seguir descubriendo autores valiosos, editar textos diferentes, apuestas arriesgadas y necesarias para la sociedad de nuestro tiempo”.

  • ¿Cómo comenzó la andadura de Narval?

En el año 2010 mi hija, Eva Metola, me comentó con mucha ilusión que estaba preparando una editorial infantil. Un proyecto diferente con respecto a las otras editoriales que había en ese momento en el mercado. Se trataba de editar libros de calidad para niños (y, por supuesto, también para mayores). Libros sin moralejas, sin acotaciones por edad (los niños saben muy bien lo que quieren), sin intención pedagógica, libros en los que primara la calidad tanto en el texto como en la ilustración, libros comprometidos. Una editorial que diera cabida a buenos autores, a ser posible todos españoles. Desde el comienzo, Narval consideró autores tanto al responsable del texto como al de la ilustración. En igualdad de condiciones. La autoría es un factor clave y, como es evidente, un libro es distinto en función de quién lo haya ilustrado.

osanarval

Osa

Eva/Narval contó con el apoyo entusiasta de autores, libreros, impresores, distintos actores de la cadena del libro, etc., pues en ese momento se trataba de una apuesta arriesgada y novedosa.

Los primeros libros publicados fueron Mani Orejas de Luna (que reeditamos ahora), de Adolfo Serra y Lola Guerrera, La primera palabra de Mara, de Ángel Domingo y Miguel Tanco, y La princesa feliz, de Carlo Frabetti y Patricia Metola, el gran lanzamiento del momento. Más tarde llegaron Barba azul, de Samuel Alonso y Mónica Calvo, y Caperucita Roja, de Adolfo Serra. Y luego continuamos nuestro recorrido con la publicación de otros muchos títulos en álbum ilustrado y narrativa, pues desde el comienzo apostamos por estas dos líneas editoriales.

  • ¿Por qué el nombre de Narval, un animal tan bonito en nuestra opinión, o no tiene nada que ver con él?

Pues según lo que recuerdo, se barajaron muchos nombres y finalmente se decidió que Narval era un buen nombre. Tal vez por la singularidad de este unicornio que habita en las aguas gélidas que rodean el Ártico.

  • ¿Qué libros o películas u otras representaciones artísticas han sido vuestra inspiración a lo largo de la vida de Narval?

En la historia de Narval hay que distinguir dos etapas. A partir del 2013, inicio de la segunda etapa de la editorial, tomamos como referencias las ideas de Eva Metola y continuamos su línea editorial.

En la historia de Narval hay que distinguir dos etapas.

Mi inspiración ha sido la Feria de Bolonia. He mantenido los criterios de calidad artística con la ayuda de los profesionales que me acompañan. En este sentido, Patricia Metola, directora artística de Narval, es parte fundamental. Irene Amador hace también un magnífico trabajo en la selección. Mi intuición me sirve de guía.

image

Un dragón llamado Zipo

Los clásicos han sido siempre importantes referencias literarias y artísticas. Nunca olvidaré Jim Botón y Lucas el Maquinista de Michael Ende, o Matilda de Roal Dahl, y también Mujercitas, de Louis May Alcott.
En la Feria de Bolonia descubrí un museo de arte y me enamoré de artistas grandiosos como Javier Zabala o Miguel Tanco. Me impresionaron mucho la mayor parte de los seleccionados.

Mi interés por la pintura me ha servido también de guía. Es curioso el caso de El Bosco, un pintor que me ha gustado siempre, que este año hemos tenido de plena actualidad en Madrid y que ha sido un referente para muchos ilustradores como se ha puesto de manifiesto en la exposición en Matadero Madrid, El políptico de los Iluminados. Un viaje ilustrado al legado de El Bosco. Siempre me ha interesado su forma de dibujar y el tratamiento que hace del espacio. También me han servido como fuente de inspiración los pintores impresionistas, el uso que hicieron del color… o la obra de pintores actuales como Manuel Bouzo.

  • ¿Adónde os gustaría llegar?

A la identificación de nuestro sello. A que los profesionales y el público en general quieran ver los libros que publicamos porque piensen que siempre hay algo interesante que descubrir, los compren o no. Nuestros libros se identifican como libros narvalianos. ¿Qué es esto? Libros diferentes, a veces difíciles y arriesgados, pero que gozan del reconocimiento de los buenos profesionales. Este reconocimiento ayuda a continuar porque a veces el mercado no nos premia en igual medida. Nos hemos distinguido desde el comienzo por la calidad de nuestros autores, consagrados y noveles, algunos de estos últimos ahora ya forman parte de la categoría consagrados. Queremos seguir descubriendo autores valiosos, editar textos diferentes, apuestas arriesgadas y necesarias para la sociedad de nuestro tiempo.

  • ¿Qué significa para vosotros la literatura infantil y juvenil?

Todo.

Un buen libro es un buen libro, sea para niños o para mayores. ¿Los libros de Narval son libros para mayores? ¿Son para niños? Pues nosotros decimos que son libros para niños que les gustan a los mayores o son libros para mayores que les gustan a los niños. De lo que sí estamos seguros es de que son libros magníficos y cuando los ofrecemos podemos decir con orgullo: «toma este es un buen libro». Leemos con atención todos los originales que nos llegan. Hacemos una selección rigurosa. Pedimos calidad e interés. Es un trabajo que apasiona.

  • De todos vuestros libros publicados, ¿podéis hablarnos de uno y por qué?

petsmaniaEs muy difícil porque en todos ponemos el corazón. Pero un libro que me parece que no ha tenido el reconocimiento que debiera (solo cuando lo enseñamos personalmente) es Tac, tac, tac, plof. Este álbum tiene unas maravillosas ilustraciones de Minia Regos a partir de las cuales Pepe Monteserín escribió un texto genial. Es un libro original, tierno, trata el problema de la contaminación marina de forma indirecta, contiene aventura en el sentido clásico del término, está protagonizado por una niña intrépida, audaz y curiosa. Y además existen razones afectivas importantes. Está dedicado a mis nietos, los hijos de Eva, protagonista de la historia. Tac, tac, tac, plof y Calvino (Carlo Frabetti y Patricia Metola) fueron dos libros dedicados a Eva y publicados tras su fallecimiento el 1 de octubre de 2012.

[Arriba]

Me gustan los globos un álbum sobre la memoria Está editado por Narval en septiembre de 2016

Me gustan los globos es un libro editado por Narval en septiembre de este año 2016. Una propuesta original, innovadora, moderna, como muchas de las de esta editorial, pero sin olvidar la tradición y fomentando a los autores españoles. El collage aparece en el libro junto con la idea de unión de diferentes materiales como la fotografía, los periódicos, y diferentes texturas conseguidas con el dibujo.

Escrito e ilustrado por Pablo Caracol un ilustrador que “comienza su andadura artística entre las disciplinas de la fotografía, la escultura y la ilustración”. Aunque según dice en su web su camino predilecto es el de la ilustracion.

Me gustan los globos habla del amor, del apoyo, del recuerdo, del entorno y de cómo este último puede volverse hostil dependiendo de en qué circunstancias. En este caso el libro nos habla del cariño por un personaje que sufre de Alzheimer (Lola), enfermedad que todos conocemos y que entre otras cosas impide recordar y puede ocasionar la frustración de aquellos que la padecen. En ningún momento del libro se menciona que Lola tenga Alzheimer, simplemente se sabe: Lola es una niña-anciana cuyo marido-abuelo vive en los recuerdos y en el presente, se juega con el tiempo y cómo quizás al final de la vida este se fusiona y la temporalidad lineal sea menor y cuente más lo vivido simplemente.

El pasado es importante: Las personas como Lola pueden recordar mucho de su pasado y también el pasado para los familiares y amigos que la rodean es una herramienta de consuelo cuando no reconocen a la nueva Lola.

Está lleno el libro de fotografías antiguas que son la memoria de muchas personas y que nos recuerdan a fotos familiares que nosotros alguna vez también hemos visto. Este libro hace un homenaje a la memoria y al niño que hay dentro de todos, al cual le gustan los globos.

image

image

image

image

image

[Arriba]

Si yo fuera un gran gigante

Si yo fuera un gigante es un libro editado por Narval en el año 2013 cuyo autor es Guridi, un ilustrador que nos gusta mucho mucho mucho. Si yo fuera un gigante cuenta la historia de un niño que se imagina siendo grande y piensa todo lo que podría hacer si así lo fuera como decir “adiós durante mucho tiempo a los trenes que se alejan” o hacer de “monte para para los bosques” (cosas preciosas muchas en relación al cuidado de la naturaleza), pero al final descubre algo todavía mejor…

DSC_0383

Las ilustraciones de Si yo fuera un gigante nos parecen de lo más inspiradoras, sencillas, con la paleta de colores elegante y cálida. En un momento en el que la simpleza del blanco y los silencios y el crear a partir de lo más vacío, que puede ser muy inspirador, agradable y acogedor, está en un punto donde muchas personas lo valoramos.

DSC_0384

DSC_0387

DSC_0382

Este libro lo compramos en La Cebra Lectora, una librería muy recomendable de Conil de la frontera al lado de lo más céntrico del pueblo.

[Arriba]

Libros a los que echamos un ojo: Barba de invierno

Ya hemos vuelto de nuestro paseo entre libros y en ese camino nos hemos topado con tres libros de lo más bonitos e interesantes.

El primero de ellos es Las más bellas nanas del mundo, un libro editado por Kókinos. Al igual que este libro hay unos pocos más de la colección Libros con música de esta editorial a los cuales merece la pena también cotillear, hay para todos los gustos.

Este es un libro CD con 23 nanas de distintos rincones del planeta: Senegal, Rwanda, Congo, Guadalupe, Reunión, Martinica, Ucrania, Rusia, Brasil, Portugal, China, Camboya, Japón, Corea y algunos más. Una recopilación llevada a cabo por 3 autoras: Chantal Grosléziat, Magdeleine Lerasle y Nathalie Soussana con ilustraciones de una serie de grandes ilustradores: Élodie Nouhen, Laurent Corvaisier, Sacha Poliakova, Beatrice Alemagna, Aurélia Fronty y Claire Degans.

Las nanas vienen traducidas junto al texto en la lengua original y las ilustraciones la verdad es que rellenan todo el espacio llevando a la nana al lugar de origen, transportándonos a esa cultura.


 

Nanas

El siguiente que encontramos es Barba Azul de Narval editores, escrito por Samuel Alonso Omeñaca e ilustrado por Mónica Calvo.

Se trata de la historia de Barba Azul, difícil de entender por un niño, pero que sí puede haber manera de contarlo de forma más suave. Suponemos que en esta edición así lo han hecho por lo que hemos podido ver, aunque nos gustaría echarle el ojo más detenidamente, quizá dentro de poco lo hagamos. Por lo pronto podemos decir que las ilustraciones de Mónica Calvo son preciosas. El color azul lo maneja de maravilla y la larga barba de su portada invita a descubrir a ese personaje.


Barbazul

El último de hoy es El Invierno y sale de la editorial Sieteleguas por la autora (escritora e ilustradora) argentina Claudia Degliuomini. Es el siguiente título después de El Otoño. Un libro evocador de las sensaciones de esta época. Una montaña despierta, bosteza y presenciamos el amor entre el señor Invierno y la dama de los Copos. Tranquilo y lleno de sensaciones para leer en calma e interpretar las fantásticas ilustraciones.

“Una mañana se despertó. Ya era tiempo, tiempo de crecimiento interno, de creación, de búsquedas, de encuentros, de abrazos, de festejos y meriendas. Es que el amor, ¡mueve montañas!”

El invierno

[Arriba]