Etiqueta: Elena Odriozola

Las ilustradoras que más me gustan Esta es una pequeña y breve lista de las ilustradoras que más me gustan hasta la fecha

Llevo escribiendo en este blog (en serio) hará cosa de año y medio. Desde entonces creo que más que enseñar a otras personas he aprendido yo y que el blog me ha hecho saber mucho más de lo que sabría sin él. Escoger a las ilustradoras que más me gustan no es sencillo. Y seguro variará con el tiempo.

Tener un blog es como tener algo que tienes que cuidar porque si lo abandonas, se abandona, si lo tienes feo, se pone feo. Así que muchas veces me documento en algo por él, voy a algún lado por él, saco algunas fotos o leo otros artículos por él.

Ahora mismo estas son las ilustradoras que más me gustan y con esto me refiero que me hacen querer más la literatura infantil y juvenil, ver un motivo a mis esfuerzos, querer ir elaborando mis proyectos propios.

Isol. Es una de las grandes ilustradoras del momento y tiene una fuerza en sus trabajos que te alegra el día. Es poética y busca de verdad ese universo infantil, que tan difícil es ponerse en la posición del niño o de la niña. Pienso que ella debe gustar mucho a los más pequeños dándoles color, experimentación, secretos, sombras, juegos…

isol

Beatrice Alemagna

Chiara Carrer

chiara-carrer

Elena Odriozola

elenaodrizola

Manon Gauthier

manongauthier

Carme Solé

carmesolevendrell

Guridi

guridi

Habría más ilustradoras por decir pero estas son algunas de ellas. Es verdad que todas o casi todas no tienen un estilo muy diferente así que creo que esta manera de ilustrar me comunica más y me hace entender mejor lo que desean contar. Por supuesto, hay ilustradores increíbles que hacen trabajos hiperrealistas o trabajan con grandes lienzos al óleo o tienen una técnica precisa; aunque no los he incluído aquí también son fuente de inspiración.

Un secreto del bosque

Queremos hablaros de un libro al que tenemos mucho aprecio. Un secreto del bosque es un libro sutil, lleno de silencios. No solo importa lo que se ve, sino lo que no se ve en las ilustraciones. Es un libro que enseña lo que no está, ambientado en los “bosques del Norte” donde “huele a mar, los árboles ocultan tesoros, las brumas esconden enigmas, los vientos llevan mensajes y los animales guardan secretos fascinantes…”


unsecretodelbosque


¿Cuál es el secreto más importante de este hermoso libro? Que todos los animales se quieren, que una ardilla y un pájaro carpintero se aman. Podemos ver un libro clásico con la novedad de mostrar un amor sin fronteras, el amor es el de todos entre todos, mujeres con mujeres, hombres con hombres, familia, amigos y cualquier especie entre sí…

Nos hemos atrevido con un vídeo blog para hablaros algo más del libro.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=ghmaiUpEhJo]

[Arriba]

Máster LIJ de la UAB

Desde este lunes día 12 de septiembre he comenzado a ojear por los rincones virtuales del máster en libros y literatura infantil y juvenil de la Universidad Autónoma de Barcelona que ha empezado ya junto con las primeras lluvias de otoño en mi ciudad, Madrid. Por fin.

La verdad es que cuando decides especializarte en algo ese algo se vuelve grande, muy grande, e intentas buscar algo más pequeñito, más específico a lo que agarrarte: porque todo conocimiento es grande cuando lo ves con la lupa, creo yo, la lupa que te pone en la mano el decidir mirarlo desde cerca: venga. Es como una placa de estas al microscopio, de repente ahí hay un territorio altamente poblado para ti, pero en este caso tú no eres mucho más grande que lo que miras.

De momento he visto poco pero lo poco que me he asomado me he dado cuenta de que quizás lo que más me gusta es la historia de la narrativa, los mitos, las primeras hadas y brujas y todos los cuentos que parecen tener su origen en el principio de todos los tiempos, siempre hay una historia más remota… Me gusta porque al principio no entiendo nada y de repente todo se me descubre.

Que la literatura infantil y juvenil no nació como tal sino que las primeras historias como el Robinson Crusoe simplemente eran para adultos y los niños las encajaron bien. Se trataba de una manera de escribir menos truculenta pero no se pensaba que fueran libros para niños de entre 8 a 10 años.

Cuando una buena historia nace uno se da cuenta de que significa muchas cosas y de que hace guiños, referencias a personajes o aventuras pasadas. Creo que ver la LIJ desde este punto de vista es encantador.

Yo sé muy poco ahora mismo, pero sé que en la universidad donde estudié el doble grado en periodismo y comunicación audiovisual asignaturas como narración audiovial y otras similares como guión audiovisual me motivaron mucho, me fascinaba todo lo que sabía la profesora (porque ese tema me gustaba, claro) y que siempre me ha gustado escuchar toda la estructura interna de ese cuento, cómo de repente aparece el mito del héroe, por ejemplo. Entender que un tren entrando por un túnel tiene connotaciones sexuales, que existe la catarsis, que hay una lucha interna entre lo salvaje y lo civilizado, el mal y el bien, la libertad y el claustro y que el héroe debe viajar, hacer un viaje iniciático, para retornar y que el amor es salvador… Que cada escena puede estar cargada de significado desconocido a simple vista. Y algún compañero decía al profesor: “Pero a ver, eso te lo estás inventado tú”.

Muchas ideas fluyen y poco sé como digo, pero la verdad es que la LIJ, como todo campo posible, una vez te aproximas un poco te das cuenta de que puedes hacerlo de la forma que tú interiormente lo has sentido, porque ya hay otros que lo han hecho antes y que uno lleva su pequeño bagaje detrás, que si algo te gusta lo vas a buscar en todo lo que haces, con una lupa todavía más potente encontrarás esa partícula que de momento no se puede descomponer más.

[Arriba]

Elena Odriozola: “cuando leo un texto veo a los personajes. Y los traslado al papel. El gesto, la actitud, la postura…” Es una de las ilustradoras más importantes del panorama nacional

Ya en su momento escribimos sobre Elena Odriozola en profundidad, pero nada mejor que hablar con ella personalmente. Hemos entrevistado a Elena Odriozola. Porque nos encanta su trabajo. Tus ilustraciones nos transmiten una sensación de calma, de ambiente agradable donde vemos gestos sutiles y movimientos leves, siempre sobre una atmósfera ausente de elementos que puedan interferir en lo principal que da sentido a la historia: los sentimientos. ¿Cómo es tu manera de extraer del texto a tus personajes?, ¿es el gesto el que hace a este?

Jugando en las ramas de Elena Odriozola

– Supongo que como cualquier persona, cuando leo un texto veo a los personajes. Y los traslado al papel. El gesto, la actitud, la postura… son muy importantes, los que describen al personaje.

Te hemos escuchado decir algo que nos ha parecido muy bonito respecto al porqué de que no tengan cuello los bebés que dibujas: “Cuando somos adultos separamos la cabeza del corazón”. ¿Crees que este alargamiento de cuello continúa según envejecemos?

– No lo sé, supongo que la mayoría de las veces sí. De todas formas ese comentario fue una deducción que hice en el momento, sin pensar, respondiendo a una pregunta que me hicieron sobre mis cuellos. No es algo que haya analizado ni puedo afirmar que lo hago así por esa razón, pero creo que tiene sentido, que puede ser.

Cuando no reconozco esa mirada lo deshecho.

untitled

Ciertamente nos vamos deformando, moldeando o al menos cambiando de parecer respecto a nuestros sentimientos. Nos gusta tu faceta de conseguir representar esa elasticidad de modo externo. Siendo tan sutiles los gestos en las caras que dibujas, ¿Cómo es posible llegar a representar tanto en una mirada?

– Es algo que me siento incapaz de responder. Lo dibujo sabiendo lo que quiero transmitir, o lo que sentiría yo en esa situación… sin saber si lo percibirá alguien más que yo. Supongo que si yo me lo creo es más fácil transmitirlo. Cuando no reconozco esa mirada lo deshecho.

¿Qué técnica es la que más utilizas en tus ilustraciones? 

– La técnica va variando, cada vez más. Últimamente he hecho un teatrito de papel, recortar papel para componer la ilustración a capas, he utilizado rotulador, acrílico, lápiz… Hace no tanto hubiera podido decir una técnica preferida, en este momento me cuesta mucho.

Portada Educación y Biblioteca

Los personajes que vemos en tus libros andan siempre con unas vestimentas particulares y sería fácil reconocer estas ropas, telas y estampados entre las de otros ilustradores. La ropa aporta mucho color aunque carezca de ello y posee un lenguaje propio que quizá libere al personaje a la hora de explicarse o exponer su personalidad. ¿Estos personajes te vienen a la cabeza vestidos o decides sus ropas después de haber pensado previamente en ellos?

– Creo que todo va unido, que cuando pienso en el personaje él ya se ha vestido ¿O no? La verdad es que no me lo había planteado, me paro a pensarlo y no sé… Normalmente cuando empiezo a darle forma la ropa sale de forma natural.

la princesa y el guisante 150

Uno de nuestros libros favoritos es Un regalo del cielo, este libro tiene ilustraciones que para nada pierden el hilo de lo simpático de la historia. Las ilustraciones de las mamás que aparecen son bastante cómicas, esto ocurre en muchos otros libros tuyos, personajes que te sacan una sonrisa por su propia naturalidad. ¿De dónde sacas esta parte cómica?

– Ufff… no lo sé, no es algo consciente. La dulzura por sí sola me empalaga. Necesito algo de ironía, o de maldad… sin eso me resultaría vacío.

El pez que fue árbol

¿Qué te supuso ilustrar Guarda el secreto. Manual para brujas, un libro tan arraigado a las tradiciones vascas? ¿Y Eguberria?

– Tengo más fresco el recuerdo de Eguberria. Al leerlo recuerdo que me evadí a mi infancia, a la de mi Navidad, y sobre todo a las imágenes de un libro, “Xabiertxo” que miraba y remiraba cuando era pequeña. En realidad las ilustraciones están inspiradas en la estética de “Txiki”, ilustrador de ese libro y que a mí me gusta mucho. De todas formas había algunas tradiciones que no conocía, bien porque ya han desaparecido o porque se han mantenido más en los pueblos.

En cuanto a “Atxiki sekretua” (Guarda el secreto) sólo decir que mi cuarto apellido es Zugarramurdi, y se repite en el puesto 16. Digo yo que algo habré sacado de ahí…

Eguberria de Elena Odriozola

Un secreto del bosque, un libro que transmite tanto que uno parece estar dentro del bosque mismo sintiendo el susurro que fluye por sus ramas, escuchando de cerca a los protagonistas, percibiendo el amor. ¿Qué te parece lo más bonito de este libro?

– Quizá los personajes secundarios, esos pájaros testigos de la historia. Si viviera en una magnífica casa de campo invitaría a ellos y a los demás a tomar un té. Con pastas.

Cenicienta

Estos curiosos observadores andan picoteando, atontados, mirando mucho o simplemente posados o sentados sobre alguna superficie cerca del enfoque principal de la ilustración en tus libros. ¿Qué te transmiten las aves?

– Soy muy bichera en general, no tengo una afición particular por las aves. No sé, al principio no me gustaba hacerlos, y menos volando (y siguen sin volar apenas). Les gusta sentarse y observar, les he cogido cariño. Me encanta verlos dar saltitos.

Pulgarcita

Sabemos que no te gusta remontarte a algunos trabajos que quedaron atrás, que quizá formaron parte de otro momento. ¿Nos podrías resumir un poco las etapas que has tenido como ilustradora?, ¿en qué andas trabajando ahora?

– Me resulta muy difícil definir las etapas. Lo podría hacer con las técnicas, empezando por la acuarela, luego tintas, acrílicos… pasar de pintar a pincel a pintar con el dedo. Entre otras cosas. Y son procesos que han ido mezclándose, que han ido viniendo, no ha sido un dejar de golpe algo y empezar con otra cosa.

sentimientos encontrados

Una pregunta tontorrona. ¿Por dónde empezarías a dibujar un bebé?

– Una respuesta sosa: por la cabeza, como todos mis personajes. No hago distingos…

Alguien inspirador: Nathalie Parain (entre otros muchos)

Frankenstein

Nos gustaría que nos recomendaras un ilustrador/a que te haya sorprendido recientemente y otro/a que te sea inspirador/a.

– Alguien inspirador: Nathalie Parain (entre otros muchos). Y me siguen sorprendiendo ilustradores de hace muchísimos años que sigo descubriendo, y los que habrá que no conozca… Eso no significa que no me sorprendan los de ahora, pero en este momento no sé cuál nombrar (como siempre, una vez publicado esto, pensaré con rabia “por qué no nombaré a…”).

¿Y un libro o álbum ilustrado?

– Ya que he nombrado a Nathalie Parain: Faites votre marché.

FaitesVotreMarche_couv_dia-38ebc

[Arriba]

Guarda el secreto. Manual para brujas

Quiero hablar de un libro que me ha encantado. Guarda el secreto. Manual para brujas. De la editorial Anaya.

IMG_8089rr

Leerlo por las noches antes de dormir me ha proporcionado un gran placer, es mágico. La verdad es que últimamente hablamos mucho sobre Elena Odriozola, la ilustradora de este libro, pero bueno, nos dejamos llevar y aparecen entre nuestras manos los autores que más estamos conociendo, sobre los que más nos fijamos sin darnos cuenta, precisamente por esto mismo, porque los estamos conociendo y nos dicen algo. Pero bueno, en este caso, me gustaría centrarme en Patxi Zubizarreta, el escritor de este libro, me gustaría escribir sobra la historia narrada, sobre un escritor de novela infantil muy arraigado a su tierra, como la mayor parte de los niños y de las niñas.

¿A todos los niños y niñas les atraen las brujas? Pues es complicado saberlo, pero de alguna forma, a los niños y a las niñas, les atrae todo aquello que puede ser imaginado y que se cuenta bien para poder serlo; parecen a veces entender mejor lo que es contado por alguien (aunque no exista) que aquello que existe que no está contado para ellos. Normal. Es este un libro sobre una bruja que enseña a una niña el mundo de las brujas. El universo de las brujas comprende infinidad de perspectivas y muchas culturas, pueblos, comunidades, tienen su propio mundo, sus propios conceptos, sus propios dioses y sus propios demonios. Quizás porque a mí de pequeña me gustaban esas brujas del bosque (que no las malas así, gratuitamente), leer este libro ahora me ha proporcionado un bonito viaje hacia el País Vasco y hacia mí misma.

Patxi Zubizarreta escribe sobre una familia. Están la mamá y el papá y los dos hijos: la protagonista que es la niña, la hija, Joana, la que conoce a la bruja y la que se convierte en su aprendiz.

La historia comienza con unos niños que juegan, entre los que está el hermano de Joana. Estos niños llaman bruja a una anciana que vive encima de ellos, una señora mayor que dicen que se convierte en gato por las noches, y a la que no le gustan los niños ni los balones. En un primer momento, el mote de bruja que le dicen a la señora es completamente despectivo «es una bruja» y, más adelante nos damos cuenta de que ese insulto no tiene por qué serlo y que las brujas pueden existir y que no son señoras malas. No siempre.

IMG_8101rr

En este libro, que nos cuenta tradiciones vascas como telón de fondo y en primera línea: nos habla del aquelarre, reunión de brujas por la noche (en esta historia tiene ciertos matices propios), que evidentemente puede darse en otros lugares, dentro y fuera de la península. A través de lo que la bruja enseña a la niña, conocemos muchas tradiciones del País Vasco: “Si es verdad o mentira corre hasta el pozo del bosque y mira”, es una frase que se repite.

IMG_8098rr

Se trata de un libro que por momentos no es para niños en el sentido de ciertos pasajes que cobran un fondo violento, aunque se cuenta con la maestría suficiente y la sensibilidad necesaria para que un niño pueda leerlo y no verse impactado por las sensaciones de un adulto. El contenido de algunas partes del libro encierra asuntos graves, aunque todo está mezclado de alguna forma con la brujería por lo que de esta mistura nace un tono fantástico descargado de contenido realista o, al menos, como para leerlo de esta manera. Pero sí que hay momentos duros, lo que transmite también mayor calidad en esa magia, sensación precisamente de veracidad sobre el tema de las brujas y su universo, brujas que no viven en un mundo paralelo, sino que están inmersas en los asuntos cotidianos. Es un libro que yo recomendaría para leer a niños y niñas de todas las edades. Y si ya tienen edad para leer, un libro precioso que regalar en la adolescencia.

IMG_8097rr (1)

Es una historia completa esta novela de Patxi Zubizarreta aunque también tiene dentro otros cuentos fabulosos algunos más dantescos que otros, cuentos que le cuenta Graciana a Joana, la señora anciana que resulta ser una bruja de verdad. Y hay algo que cuenta esta historia muy bien: y es que hay asuntos que no deben contarse aunque se sepa que son verdad. ¿No ponemos de manifiesto de esta forma la existencia de todos lo fantasioso? Porque, no es que no exista, es que quien lo conoce lo sabe… pero no lo cuenta. Además, de esta forma, nosotros los lectores somos cómplices de un secreto. ¿No tendremos también nosotros la obligación de guardarlo? De alguna forma, también nos enseña Guarda un secreto, que no todos los secretos es bueno que los guardemos (aunque esto la niña no lo entienda así), pero no siempre es bueno que una niña no cuente las cosas porque le digan que es un secreto… Pero claro, los niños, evidentemente, no tienen la culpa de esto… Ellos en este caso responden a la amistad y no pueden leer entre líneas… Si leéis el libro, sabréis de qué estoy hablando…

IMG_8099rr

¿Qué más elementos de las tradiciones salen en este libro? Pues los poderes de las brujas que pueden viajar en el tiempo, las lamias, pertenecientes a la mitología vasca, que son hermosas criaturas mitad mujeres, mitad gallinas (o variantes), que habitan en arroyos, en manantiales y cuya actividad más gozosa es la de peinarse el pelo con peines de oro; o como Mari, que aparece al principio de esta historia. Las lamias, se alimentan de pan, tocino y sidra. ¿No son geniales estas mitologías? Para mí desde luego.

Mari. La diosa Mari es otro de los personajes mitológicos vascos del que habla el libro. Personaje anterior a la llegada del cristianismo. De esto también habla el libro. A veces aparece en forma de viento.

Al final todas las cosas que se cuentan existen, pero hay que guardar el secreto: no admitáis que existen.

No queremos dejar de decir algo sobre las ilustraciones. Para los que no hayan visto la página de esta artista, aquí copiamos su web: Elena Odriozola. Tambien vasca, como no podía ser de otra forma (el libro es coherente de principio a fin), para mí, acompaña muy bien a las palabras. Hay algún personaje en concreto que me ha gustado más especialmente verlo dibujado porque he encontrado en ellos posturas muy curiosas y ropa más original.

Es un libro que, como hemos empezado a hacer, hemos cogido de la biblioteca de nuestro barrio.

[Arriba]

‘Un regalo del cielo’ en el rincón de la biblioteca

Hemos descubierto que el amor por las bibliotecas es algo que todo buen vecino debería tener. A veces uno puede decir que una persona no tiene la posibilidad de leer tanto como otra porque no dispone de apenas dinero para poder gastarlo en libros -y parte de razón no le falta, no pienso ser yo quien discuta esto-, pero nosotros hemos descubierto que en las bibliotecas, hasta en la más pequeña como es la de nuestro barrio, hay un sinfín de libros infantiles y juveniles que poder descubrir, soñar, tocar -que podría haber más, pues sí, más novedosos a veces, pues sí, pero desde luego es un espacio para disfrutar, donde encontrar sorpresas, tesoros escondidos desconocidos-; en una sola estantería, donde parece que hay poca cosa, puedes centrarte más de quince minutos solo descubriendo los títulos, y ya si te sientas, si te dispones a relajarte y a leer fragmentos de acá y otros de allá, puedes pasarte la tarde entera sin darte cuenta.

Nosotros estamos descubriendo este placer, y es por ello que vamos a hablar de uno de los libros encontrado entre los rincones de la zona infantil y juvenil de nuestra biblioteca, donde habitualmente se amontonan niños y niñas muy inmersos en las aventuras que leen. Este libro es: Un regalo del cielo.

IMG_20150202_162914

Ilustrado por Elena Odriozola y escrito por Gustavo Martín Garzo, si hay un tema recurrente también en los libros infantiles es el de las mamás en sus diferentes comportamientos con los hijos e hijas, estados, formas, situaciones… Mamás poéticas, mamás enfadadas, mamás naturales, mamás libres, mamás sabias. Y este libro también es sobre mamás, pero como he dicho en otras ocasiones: sobre un tema puede haber muchos enfoques, claro está, y esto es lo original del asunto, encontrar el propio y distinto. En este caso, son dos mamás las que aparecen. Finalmente en el libro hay un canto a lo que todas las madres del mundo tienen en común, independientemente de la especie animal a la que pertenecen, y es el cariño por sus bebés-cachorros. El bebé mamífero necesita el amor para estar y crecer sano.

IMG_20150202_163025

Este libro es muy tierno. Es verdad que esto de la ternura lo llevan casi implícito el 90% de los libros de literatura infantil (el amor que des a los niños, el amor que aprenderán y serán capaces de dar), pero es que en este caso, el libro es dulce, humano, sencillo y sumamente sensible y delicado. Es un libro que ya con los colores te dice que hay que cuidarlo: su portada y sus páginas son blancas en sus fondos; lo que le otorga simpleza, pero para qué más complejidad… Además, un libro blanco hay que tratarlo mejor para que no se vea feo y con suciedad rápidamente, además, en el libro blanco, los personajes tienen que saber contar y decir bien. Es blanco es pureza, la pureza de los bebés también.

Encontrar este libro en la biblioteca ha sido bueno, ya que de lo contrario no hubiéramos dado con él tan fácilmente, quizás por el momento, ni lo hubiéramos buscado, pero al verlo no hemos dudado en cogerlo. Es esta ilustradora también, al menos el trabajo que nosotros conocemos de Elena, muy sencilla en fondos, la figura predomina y tras una rama uno debe imaginar el bosque o tras un banco donde están sentados mamá e hijo, un parque; tras un cara oculta por una bufanda uno debe imaginar la añoranza, por ejemplo. Los fondos habitualmente son sutiles, y sin embargo, no se echa en falta cierta información: está todo ahí. A esto añadiría la energía positiva de sus trabajos, que transmiten bondad y clarividencia, también alegría.

IMG_20150202_162952

A mí me gustaría destacar la capacidad de Elena Odriozola de hacer esbozar una sonrisa al ver sus ilustraciones, en este libro sin duda. Quizás ella no lo pretenda, pero las formas de sus personajes, sus expresiones, sus deformidades amistosas a veces muy evidentes y que funcionan perfectamente, hace que uno se ría de las pintas de ese bebé cogido por su madre o de esa oveja patas arriba con un bebé culón encima de ella. Los niños son muy sensibles a los dibujos, no todos por el hecho de hacerse, atraen al niño, quizás le provoquen miedo; en este caso, estamos casi seguros de que es fácil que el niño, sonría, se sienta cómodo.

IMG_20150202_163033

La verdad es que los puntos fuertes de esta ilustradora son para mí las texturas (ropas, lanas, gorros…) junto a las formas caprichosas con las que crea a los personajes que hace -yo siempre de ellos me fijo en su ropa, muy elegantes, hogareños-, puede haber tanto tamaños que se engrandezcan (el cuello) como algunas partes que sean diminutas (las piernas, los pies). Este libro es naturaleza, es mimo, es suavidad. Y nos gusta doblemente porque es un libro que incluye a los animales libres en la historia de los acontecimientos, y nos gustan los libros que se acuerdan de que no vivimos solos en este planeta, que como nosotros, otros seres habitan los lugares, y que debemos respetarnos y pensar que somos todos iguales. Es un libro sobre la igualdad, la igualdad de todas las mamás y su derecho a poder cuidar de sus hijos libremente y en la mejor de las condiciones porque es lo que desean hacer, está en su naturaleza y tienen ese derecho, porque ser mamá, además, significa eso, la madre naturaleza, el cuidado.

IMG_20150202_164856

Es este un libro del año 2007, de ediciones SM, impreso en España, Madrid.

No, no se olvidaron.

Que es verdad que estaban encantadas con sus hijitos,

pero también que se acordaban a menudo de los prestados,

y se ponían un poco tristes porque

se habían llevado con ellos una parte de su corazón.

Y se daban cuenta de que todos los bebés del mundo son un regalo del cielo.

Y que el amor era para todos igual.

A nosotros nos gusta este libro por el simple hecho de transmitir el amor de las madres, para qué más.

[Arriba]

Los despistes de Matías

Los despites de Matías es un libro escrito por Marjaleena Lembcke. Es este un libro ilustrado por Elena odriozola y de formato de pequeña lectura  para jóvenes lectores, por lo que Odriozola acompaña con las ilustraciones que me parecen de lo más bonitas, y me parecen muy acertadas, ya que cuando el dibujo no es realista, que suele pasar en la mayoría de los ilustradores para niños, uno puede seguir imaginando a su propio personaje, quizás un niño como él, y al mismo tiempo observar con mucha atención estas ilustraciones para poder ver el libro en imágenes y reforzar los valores que el libro pretende mostrar con las palabras.

IMG_20150129_111332

Desde luego es un libro que yo daría a un niño o una niña por la tarde durante la hora de la merienda, para poder tirarse buen tiempo leyendo bajo el flexo. Me parece un libro que puede agradar a los adolescentes, a los niños de 10 años, mucho. Porque es un libro muy ágil que al mismo tiempo te está hablando de un personaje imperfecto, que no da una, y ello te transmite relajación al mismo tiempo, porque todos somos imperfectos -al menos yo me he sentido muy identificada con Matías- y leer a personajes humanos es lo mejor que podemos hacer.

IMG_20150129_111438

Matías, que es el protagonista, es un niño que no hace más que olvidarlo todo -aquello que para sus padres es importante-, él al mismo tiempo está pensando en otras muchas cosas, y todo no le cabe en la cabeza. Siente que no se puede acordar de coger las llaves, de echar de comer a su gato, darle los papeles a sus padres que le entregan los profesores… Y todo empeora cuando no encuentra el libro que le ha dejado un amigo: un libro de buceadores, asunto que a Matías le gusta mucho, pensar en lo que hay en el mar. Es un libro donde los padres también son comprensivos y que si lo lees con algo más de edad, como me ha pasado a mí, los comprendes mucho mejor, empatizas también con ellos; pero sobre todo, uno comprende a Matías. Y yo premio los libros que hablan de nosotros como seres de una gran imaginación por lo que no nos podemos acordar de las cosas del día a día; creo que ese es el buen ser humano, el más natural. Ahora, bien, ¡también hay que acordarse de las cosas importantes del día a día o estamos en un buen lío! Esto también lo recuerda el libro.

IMG_20150129_111417

Es un libro que en su contraportada pone lo siguiente: Matías es un niño despistado, igual que su abuela. Por eso ha perdido el libro sobre buceo que le ha prestado su amigo Enrique. Pero también ha olvidado las llaves de casa, su bolsa de deportes… Su padre dice que hay que dejar espacio libre en la cabeza para las cosas importantes. Sin embargo, Matías un día cae enfermo porque cree que ya no le cabe nada más.

Algo bello de esta pequeña novela es que las ilustraciones están presentadas en blanco y negro todas -excepto la de la portada-, algo que transmite cierta calidez del pasado, hogar, infancia, sencillez, una historia como las que yo leía de pequeña, hace pocos años, quizás porque es justamente de la época en la que yo hubiera leído este libro -más o menos-… Y esto me gustaría defender, que muchas veces no es necesario modernizar estas lecturas porque son preciosas con esa esencia de los libros antes de las tecnologías, de los personajes que poseen una gran imaginación, los niños que se entretienen con libros que guardan debajo de la cama.

IMG_20150129_111356

Estas historias no se pueden perder. En este caso, las ilustraciones cobijan a la historia y cierran su sentido con ese blanco y negro, esa textura de lápiz. La portada, en colores azules, con esos pájaros en la cabeza que forman su pelo, las expresiones afables de los personajes, de los padres, y de todos los personajes -entre afables y de sorpresa-. Me gustan los personajes cuya expresión encierra bondad en pocos trazos.

La verdad es que es interesante lo que transmite su lectura, es una forma dulce también de contarte cómo funcionan muchas familias, de poder entender a los distintos puntos de vista, también el de la abuela, no solo el del niño. Es por ello que pienso que podría leerlo cualquier persona que se sienta parte de una familia. Es una manera de hacernos entender cómo se puede funcionar en casa, donde hay unas normas, y el niño no deja de ser niño, pero necesita que le cuiden, aunque su imaginación nos encante, y la abuela, y los padres.

La autora, sin duda, ha sabido plasmar la calidez de las personas, la tranquilidad de los padres… Un universo afable donde todo funciona, cuando todo parte del cariño. Y cómo los niños tienen su universo personal donde se resguardan en su imaginación para ahuyentar las pesadillas.

 Desde luego, es una novela para niños y niñas que recomendaría su lectura.

[Arriba]

Conociendo ilustradores: Elena Odriozola

¡Hoy presentamos a Elena Odriozola!

elena odriazola

Elena Odriozola es donostiarra y nació en 1967, y como casi todo ilustrador comenzó en su profesión desde que empezó a dibujar, aunque no es hasta 1997 cuando se dedica a ello de verdad. Hasta entonces y durante ocho años trabajó para un agencia de publicidad tras terminar sus estudios de arte y decoración. Actualmente tiene tras de sí ilustrados una gran cantidad de libros tanto de autores clásicos, como es el caso de Frankenstein de Mary Shelly, Cuánta tierra necesita un hombre de León Tolstoi o La princesa y el guisante de Hans Christian Andersen, como autores actuales. Sus libros no sólo han sido publicados en castellano sino en multitud de lenguas, por lo que es conocida y reconocida a nivel internacional llegando incluso a ser nominada para el premio Astrid Lindgren en 2014.

Elena Odriozola     Elena Odriozola

A lo largo de su carrera como ilustradora ha conseguido unos cuantos e importantes premios entre los que destacan el Premio Literario Euskadi de 2009 y 2013 en la modalidad de ilustración por los libros Aplastamiento de las gotas de Julio Cortazar editado por Laberinto de las Artes (2009) y Tropecista, escrito por Jorge Gonzalvo y editado por Bárbara Fiore Editora (2013). En el primero Elena Odriozola ilustra el relato de Cortázar como la historia de amor de una pareja mediante su estilo suave, delicado con colores de tonos flojos que dejan transmitir la intensidad a los gestos y las posturas.

aplastamiento-de-las-gotas     aplastamiento de las gotas

En Tropecista utilizó como técnica el recorte de papeles superpuestos en capas a modo de plantilla donde la sombra aparecería en segundo plano dejando a la luz delante, una técnica que a pesar de carecer de color consigue transmitir a la perfección la historia contada por Jorge Gonzalvo.

Tropecista     Tropecista

En la novela Frankenstein o el moderno Prometeo editado por Nórdica libros Elena utiliza una técnica diferente a la de superposición de capas de papel. Esta vez realiza la ilustración mediante un teatrillo de papel con el que se va representando la historia mediante fotografías a las escenas que allí dentro ocurren. Esta vez la ilustración tiene con color, aunque este aparece sobre los personajes únicamente, pero de modo principal utiliza las sombras y luces entre capas. La interpretación de la obra en sus ilustraciones muestra el sentimiento de culpa de una madre respecto a su creación, su ser, su hijo. Este sentimiento le genera una tremenda angustia que Elena Odriozola plasma con apenas unas siluetas. Este libro se ganó el premio Junceda internacional que concede la APIC (Asociación Profesional de Ilustradores de Cataluña) en 2014.

fgr10102013090448     Frankenstein

En 2006 la editorial Nerea publicó Eguberria con textos de Juan Kruz Igerabide con el que consiguió el premio Nacional del Ministerio de Cultura al libro mejor editado en la categoría de libros infantiles y juveniles. Este es un álbum ilustrado que explica la navidad desde las tradiciones vascas navideñas alejándose de la superficialidad y artificialidad a la que la en muchos casos estamos envueltos cuando llegan estas fechas. Se recrean tradiciones, cuentos, músicas y mitos del País Vasco donde son los antepasados, sus recuerdos, la naturaleza y lo que nos evoca, los cuentos y el modo de contarlos, el modo de pasar por los oídos de generaciones hasta llegar a este momento y escucharlo con toda esa magia de la comunidad y la familia, y al rodearnos del calor, la tradición, el recuerdo y la naturaleza. Eguberria     EGUBERRIA_23

Sábado,  es un libro de poesía de la escritora argentina Alfonsina Storni editado por CONACULTA (Consejo Nacional para la Cultura y las Artes de México) en el que una mujer se distrae mientras espera a alguien. Un libro que une la delicadeza de las palabras lentas y de calma algo inquieta con las ilustraciones de Elena Odriozola delicadas y tranquilas.

Sábado     Sábado

Una ardilla enamorada y todo un bosque comentándolo entre las ramas y los matojos, esto es de lo que trata Un secreto del bosque, una historia de Javier Sobrino donde se tratan las sensaciones, miedos y vergüenzas del amor. Aquí las ilustraciones que presenta Elena Odriozola se mueven entre animales de mirada curiosa y elegantes. Creemos que las figuritas de resina de los pájaros que fabrica ahora son producto de la inspiración que le produjeron las palabras del escritor en este libro. Realmente precioso y delicado.

9788498710380_0     lobo

Un libro que nos ha encantado por la historia como por la narración visual de Elena Odriozola es La princesa que bostezaba a todas horas de la editorial OQO con texto de Carmen Gil. Una princesa que no para de bostezar y a cada bostezo contagia a todas las personas del reino y ¡hasta al gato y al perro del jardinero!, algún remedio habrá que frene los bostezos de la princesa… Las ilustraciones que vemos rodeando la historia son realmente encantadoras, con mucha luz y simpatía. Este libro además en 2006 obtuvo el segundo premio de Mejores Ilustraciones en la categoría de Libro Infantil y Juvenil que otorga el Ministerio de Cultura.

9788496573062_0     la princesa que bostezaba a todas horas

Hablando de princesas, La princesa y el guisante editado ya en 2003 por Anaya en la colección Sopa de Cuentos, del clásico de Hans Christian Andersen es otro de esos libros que se devoran por la sutileza y alegría que transmiten las ilustraciones. A pesar de haber sido publicado ya hace tiempo es una joya para leer y releer.

La princesa y el guisante     La princesa y el guisante

Estos solo son algunos de los libros más destacados de Elena Odriozola o que más destacamos nosotros. Desde luego y como opinión personal nuestras ilustraciones favoritas son las que aparecen en La princesa y el guisante, La princesa que bostezaba a todas horas y Un secreto del bosque, quizá por ser las más coloridas, vivas y cómicas de entre las demás.

Aquí tenéis una lista con los libros mencionados y algunos más de los trabajos de Elena Odriozola:

“La princesa y el guisante”, con texto de Hans Christian Andersen. Anaya, España, 2003.

“Un regalo del cielo”, con texto de Gustavo Martín Garzo. SM, Madrid, 2006.

“La princesa que bostezaba a todas horas”, con texto de Carmen Gil. OQO Editora. España, 2005.

“Marte y las princesas voladoras”, con texto de María Baranda. Fondo de Cultura Económica. México, 2006.

“La bella mandarina”, con texto de Laura Pons Vega. ItsImagical. España, 2006.

“El viento en los sauces”, con texto de Kenneth Grahame. Anaya, España, 2006.

“Cuando sale la luna”, con texto de Antonio Ventura. Thule. España, 2006.

“La historia de Noé”, con texto de Stephanie Rosenheim. Los cuatro azules. España, 2008

“Aplastamiento de las gotas”, con texto de Julio Cortázar. Laberinto de las artes. España, 2008

“Un secreto del bosque”, con texto de Javier Sobrino. OQO Editora. España, 2008.

“Oda a una estrella”, con texto de Pablo Neruda. Libros del Zorro Rojo. España, 2009.

“Cuánta tierra necesita un hombre”, con texto de León Tolstoi. Nórdica Libros. España, 2011.

“Sábado”, con texto de Alfonsina Storni. Conaculta LIbros. Mexico, 2012.

“Tropecista”, con texto de Jorge Gonzalvo Diaz. Bárbara FIore Editora. España, 2012.

“Eguberria”, con texto de Juan Kruz Igerabide. Editorial Nerea. España, 2013.

“Frankestein”, con texto de Mary Shelly (traducido por Francisco Torres Oliver). Nórdica libros. España, 2013.

“Libro de lluvia”, con texto de Juan Kruz Igerabide. Denonartean. España, 2014.

La princesa y el guisante

Si tenéis ganas de ver ya mismo algún trabajo suyo aquí podéis ver algunos booktrailer:

Aplastamiento de las gotashttp://youtu.be/eMbW_xoIqPg

Frankenstein o el moderno Prometeohttp://youtu.be/cf31RMi6yEg

Y para mas información:

– Su blog: http://elenaodriozola.blogspot.com.es

– Su Facebook: https://www.facebook.com/ElenaOdriozolaIlustracion

– Página de información en la Agencia Pencil: http://www.pencil-ilustradores.com/ilustrador.php?id=000000001y

[Arriba]