Etiqueta: editorial Impedimenta

Chiquilladas El francés Gérard Dubois crea una obra vintage con un humor negro que ponen en marcha los niños, para todos los lectores

Chiquilladas es un libro publicado por la editorial Impedimenta en mayo de 2017. Lo conocí por casualidad paseando por Santiago de Compostela este verano. Iba buscando librerías de literatura infantil y juvenil por el casco antiguo y no parecía haber ninguna hasta que me topé sin ya esperarlo con un espacio maravilloso: librería Lila de Lilith, con una selección de mujeres autoras, respetuosa con el medio ambiente, divulgando ecofeminismo y con una amplia selección de libros de LIJ. Pero este es otro tema porque no fue allí donde encontré este libro, sino en una tienda que tenía una gran variedad de objetos especiales. A veces nunca sabes dónde un libro puede sorprenderte. Chiquilladas estaba colocado a la entrada de esta tienda que se situaba en un portal grande y aparentemente bastante antiguo de Santiago. Estaba él solo de pie, ningún otro libro y tenía un papelito donde se contaba que había tenido una mención especial en la feria de Bolonia en la categoría de ficción en 2016.

Es esta una obra con una estética a la altura de las modas actuales y al mismo tiempo que parecería de hace incluso algún siglo. La tipografía de la portada ya nos sitúa en el presente pero las ilustraciones del interior parecen remontarnos al siglo XIX. Y uno piensa si un niño o niña será capaz de captar esa ironía en la lectura; si es él o ella el lector implícito de la obra, ¿cuáles pueden ser sus reacciones? Y si nosotros mismos podemos estar a la altura de esta obra, si somos capaces de entender que los niños son crueles a veces, que anhelan la libertad completa por encima del peligro, y que desean el propio control sobre sus aventuras, que su imaginación es ilimitada y que no todo durante la llamada infancia es de color de rosa. Las chiquilladas de estos niños no son meras chiquilladas, ¿o sí?, son juegos que pueden desencadenar en la muerte. Es una diversión en humor negro donde la inocencia persiste pero donde no parece haber límites que censuren hasta dónde juega el niño.

Pero tampoco fue en esta tienda donde conocí más a fondo Chiquilladas porque finalmente no lo compré y ahora en este mes de agosto llega a mis manos por cumplir 26 años. Ya no lo esperaba y lo he leído con más gusto si cabe. Me parece que no es un libro que se vea fácilmente por la librerías, posiblemente porque es uno de esos libros inclasificables que siendo de literatura infantil y juvenil más de uno puede mirar con dudas.  Porque dentro de lo que se considera literatura infantil y juvenil hay intereses comerciales que van de la mano del fomento de determinados valores del momento en detrimento de la calidad literaria. Da miedo plantear la edición de determinados libros que se sabe que la mayor parte de los padres o potenciales compradores no van a ver interesantes para los niños, desgraciadamente. Pero la labor de la edición debe ir más allá de esto. Y a los mismos adultos compradores también les da miedo “errar” y ofrecer una realidad a un niño que le haga salirse del “buen camino”. Lo raro, lo diferente, los subversivo está en tela de juicio.

Es este un libro que remite a las ilustraciones clásicas de los libros infantiles donde el color era escaso y la tinta negra abundante; que pretende parecer de otra época, lo parece. Si pensamos en Maurice Sendak podemos ver algunos puntos en común, pero yo me remitiría más allá, a los Limericks de Edward Lear, así como a los dibujos de Heinrich Hoffmann en Pedro Melenas. A las ilustraciones de Winny de Puh por Shepard. Hay un regusto vintage en toda la estética del libro donde se emplea el color de una forma inteligente: solo hay uno en la mayor parte de la obra para remarcar ciertos puntos, un rosa que pierde las connotaciones de igual a niña, y se convierte en un color pastel más bien de connotación a envejecido, que marca el enfado, la vergüenza, el dolor. También es el de la sangre y cuando lo suavizas se vuelve rosado, “el color de las niñas”, de la delicadeza, de lo cursi.

Chiquilladas es un libro pequeño, de tapa dura, impreso en España en papel 100% procedente de bosques gestionados de acuerdo con criterios de sostenibilidad. Tiene un separador de tela, 93 páginas y unas guardas iguales de entrada que de salida en forma de cuadrícula hecha a mano y con unos puntos con los colores que aparecen en el libro, más allá de ese rojo-rosado: el amarillo y el azul. Está traducido al español por Jorge García Valcárcel.

El juego entre el texto y las ilustraciones es básico. El propio texto solamente no tiene el sentido que se genera en la suma, quizás la ilustración tiene más fuerza por sí misma y se parece más a la suma. Los niños siguen sin ser conscientes de que sus acciones resultan de esta o aquella manera a la vista del adulto, por eso el adulto es el que encuentra ese humorcillo cruel, pero quizás no el niño lector. Si se pone el pequeño lector las gafas de sus padres, de lo políticamente correcto, entonces caerá en la cuenta de que esta niña de la última imagen está haciendo una gran faena a su madre regalándole las flores de un cuadro de su casa… ¿Pero llegará a reírse? ¿Llegará a comprender el humor que se genera al mostrar una superficie tierna con un fondo amargo donde solamente es el lector el que puede darse cuenta? En cualquier caso es un libro para todas las edades, lo cual es lo que más debería definir a la LIJ. Y los libros nunca se entienden en su complejidad, sino que cada lector hace su lectura perfectamente válida. Es un libro que seguramente despierte inteligencia en el lector infantil, le ofrezca una lectura con matices y le lance una mano hacia la rebeldía.

Nana de tela. La vida tejida de Louise Bourgeois de los primeros libros infantiles de Impedimenta

Según voy leyendo más y más libros de literatura infantil y juvenil me doy cuenta de que esta a veces solo funciona cuando tiene algo oscuro entre manos o por lo menos guardado en algún bolsillo. A veces no necesariamente oscuro, pero sí encerrando algún tipo de misterio, aunque este sea bueno y con luz, que haga al lector tener que ser partícipe en la lectura para desentrañar lo oculto, para entender todo lo que ocurre en esta historia. Porque si no la lectura sería más bien un contemplar a los demás en lugar de un suceso donde existimos nosotros también.

He leído Nana de tela y me ha parecido un libro muy nostálgico cargado de simbolismo, y me ha recordado a mi reciente lectura del cuento de La tejedora de Marina Colasanti. Y ya no sólo en la presencia en ambos del acto de tejer sino en el tono poético y en los temas que ambos tienen presentes: la fuerza de las mujeres como creadoras de vida, de vida que va unida a la naturaleza y la capacidad de los personajes para sobreponerse a los problemas y tomar el control de sus vidas a través del arte. Y en ambos casos el tejer es la vida misma, define, forma parte de lo es que es el personaje. En Nana de tela tanto en el caso de la madre como de la hija, Louise. La voz narrativa omnisciente del álbum que también tiene el olor dulce y susurrante de La tejedora llega a decir: “Tejer era su manera de sanar”. Se mezcla la ficción del relato con la vida en la que se basa.

img_1887

En este álbum ilustrado por Isabelle Arsenault y escrito por Amy Novesky, se cuenta la vida de Louise Bourgeois una artista, especialmente escultora, que vivió una infancia que le marcó el resto de su vida, una infancia cerca de la naturaleza, del río , en el campo, junto al oficio de su madre que era restaurada de tapices y su familia tenía un taller de restauración de tapices; en palabras de la misma Louise que podemos leer en este álbum (al final encontramos una nota de la escritora Amy donde habla de Louise, así como citas y fuentes de ella que salen en el álbum): “La magia de mi infancia no se perdió nunca. Nunca se perdió su misterio. Ni se perdió su dramatismo”.

El lector implícito es un niño o una niña aunque de alguna forma creo que también lo es un adolescente y un adulto. No estoy muy segura de si tantos padres querrán leer un libro donde acontece la muerte de una madre y sobre la vida que encierra pesadumbres a un niño o niña porque también es verdad que la vida encierra muchas otras cosas buenas y a veces las familias prefieren quitar los libros tristes. No obstante creo que La pequeña Impedimenta trabaja con la reflexión y las historias que sí merecen existir (está es un vivo ejemplo), no como tantas otras que hay, y los padres quizás deban dar un paso y ver a sus hijos como animales necesitados de verdad. Creo, hablando de nuevo del contenido del álbum, que las infancias en la naturaleza son más felices o por lo menos más significativas que en la ciudad. Son más duras porque al final la naturaleza te muestra que no siempre es tierna pero son tremendamente vitales los momentos de los niños en el campo. Ayer acabé de leer Paira de Narval y en este sentido hay conexiones entre ambas historias. Quizás se esté produciendo un cambio en la LIJ donde la tristeza bella mostrada a los niños invita a estos a ser más más alegres y conscientes en sus vidas, en lugar de lo que se cree.

img_1890

Es un libro sobre los recuerdos que nos hacen ser como somos y siempre vienen con nosotros y sobre la relación que se establece entre madre e hija. Las madres son en tantas familias ese elemento que mantiene todo cosido. En este álbum se establece la metáfora entra la madre y la araña porque para el personaje en el que se basa la historia, Louise, su madre era como una araña que lejos de darnos miedo simplemente reparada, sanaba lo que tocaba. El pueblo, las casas dispersas, las flores, los árboles, el río, los telares… Arsenault destaca elementos fundamentales en la infancia de Louise, ilustrando de un modo disperso con formas y técnicas distintas y a la vez todo tan bello a los ojos del lector. Y aparece un padre en color negro y se le menciona como que plantó álamos… Está dicho de tal modo en el libro que algo parece no encajar. Tendréis que verlo en el libro para entenderlo mejor.

En la fértil orilla del río  brotó

un jardín,  y en él Louise y su familia

cultivaron geranios, peonías, esparragueras

y cerezos. Manzanos y perales,

tamariscos violáceos, espinos de

flores rosas y aromáticas madreselvas.

        Su padre plantó álamos

        a ambos lados del río

Y es desconcertante este personaje y quizás tenga que ver con la parte dramática de la vida de Louise Bourgeois.

Editorial: Impedimenta, septiembre 2016

Título original: Cloth Lullaby. The woven life of Louise Bourgeois

Traducción: Pilar Adón

Comprado en: Librería Jarcha

La edición de Nana de tela es PRECIOSA cosa que creo es muy destacable porque no sólo compra el lector un texto y unas ilustraciones que hacen una narración. Las páginas tienen un tacto consistente, grueso sin brillos con una encuadernación de estilo muy artesanal con el lomo en tela con la información en color plata marcadas. Se juega con los sentidos, uniendo la música que escuchamos con la tipografía del título que es fina, recta y larga como las patas de una araña que tienen que ver con la tela que tiene que ver con el tacto. La flores que se huelen también aparecen en la portada y ese color de las flores sigue a Louise a lo largo del álbum, son rojizas, como su vestido.

[Arriba]

El viaje de Shackleton

Vamos a hablar de otro de los libros del catálogo de la editorial Impedimenta para septiembre: El viaje de Shackleton. Ilustrado por un chico que está emergiendo como ilustrador en Inglaterra: William Grill.

Este libro cuenta la historia de un hombre que sueña con explorar el extremos sur de la tierra, allá donde todo es hielo, las montañas están inexploradas y los mares son tan salvajes como uno sea capaz de imaginárselo… donde quizás uno sueña que hay gigantescos animales y un mundo mágico por descubrir.

Nos imaginamos este libro como una aventura más entre aquellos que ya tratan sobre ello, quizás este mucho menos conocido. El barco donde va el señor Shackleton, acaba quedándose atrapado en mitad del sur helado… El viaje a descubrir se convierte en un viaje donde buscaran el rescate.

El ilustrador de este libro, William Grill, hace aquí su primer trabajo de ilustración sobre un libro completo… Ha estado publicando para periódicos como el New York Times, y empresas conocidas en Inglaterra. La traducción del inglés ha sido hecha por Pilar Adón.

[Arriba]

Damas en bicicleta

Ahora vamos a hablar del catálogo de la editorial Impedimenta para el 2014. El primer libro del que vamos a hablar es el del Damas en bicicleta: cómo vestir y normas de comportamiento. Traducción del ingles por José C. Vales. Se trata de un libro del sigo XIX (de 1897), pudiendo ser una de las primeras guías para mujeres para enseñarles a montar en bicicleta.

Evidentemente hablamos de la época victoriana y de mujeres de la aristocracia, donde montar en bici era un lujo para ellas y sus familias. En bici también de debía montar con elegancia, y por tanto, dentro de la guía también se incluye el vestuario y los complementos que se debían llevar. Para septiembre de este año saldrá publicado este libro.

[Arriba]