La miel en los labios

27 junio, 2017 No Comments

No está de moda sentir nada más que ciertas formas de solidaridad vacías y reduccionistas. No está de moda sentirte árbol, saber que eres naturaleza. Y menos, mucho menos, ser consecuente con esto. Simplemente no está nada de moda porque quien ama a un bosque puede hacerlo en su tiempo libre, después del trabajo que tiene que ver con el éxito, que tiene que ver con la riqueza según la entiende el capitalismo, pero no puede ser bosque; que no está bien visto que sea su modo de vida lo sencillo. La sociedad en la que vivimos no está bien, anda enferma, con la enfermedad de la autorepresión, del no deber sentir deseos de ser animal, de jamás haberse levantado con el sonido de los pájaros, de ser incapaz de oler la tierra mojada tras la lluvia de la noche. Ni el olor de la madera después de la tormenta, ni el ratoncillo que viaja por el matorral, ni el viento en la hojas, ni el musgo en los ojos son realidades valiosas para una sociedad que solo aprecia aquello que tiene un precio. Pongámosle un precio a un bosque de robles, a un paisaje entre nieblas a través del cual remonta el vuelo un vencejo.

No está de moda la verdad. Los plásticos nos inundan, ocurren incendios que sorprenden a la historia de los últimos cien años, al calentamiento global lo llaman ola de calor, nuestras ropas en China y nuestras verduras de suelos estériles; maltratamos al cerdo, arrebatamos la vida de ovejas, cabras y vacas que nacieron para nada, y constantemente nos justificamos con la lógica del fuerte, la ceguera de quien en el fondo es bueno; al que respeta el bosque lo llaman utópico y el realismo este político se adueña de las palabras coherencia, seriedad, compromiso, pero esas palabras no son suyas: coherencia, seriedad y compromiso son palabras ya viejas que merecen ser libres, merecen respeto; no son realidades reducidas, la coherencia va con la vida en la tierra, no con una sola especie. En la nevera todo lleno de envases. No sabemos de dónde viene aquello que comemos: ¿quién ha cultivado este pimiento? Nuestras manos no sirven más que para un presente sin recuerdos, los oficios se pierden, la memoria qué es, uno no conoce la esencia de una patata; y una cebolla, un puerro, un calabacín, un melocotón, una sandía son palabras sin historias. Hacer pan o trabajar la madera de forma artística son parte del atraso de este mundo.

Y el poder es el culpable. Y esta sociedad patriarcal competitiva invasiva es la culpable. Y los culpables también somos todas aquellas que no nos juntamos, acampamos en medio de la faena del lunes por la mañana y decimos que ya basta. Todavía no ha ocurrido esto por nuestra amiga la tierra, sí por el paro. Al final todos somos culpables de, en el fondo, no importarnos nada que los invisibles sean pertrechados con fuego y violencia, con ruidos ajenos; que la vida del tejón sea sorprendida por la deforestación, que sus crías no sobrevivan porque el bosque anda empobrecido: ya a veinte kilómetros de distancia llega el humano imberbe y aséptico. Los robles, los castaños, los avellanos tienen sus derechos. Tienen derecho a la vida. Y ni siquiera diré que sin ellos nosotros también morimos porque no por ello hay que respetarlos. Hay que respetarlos porque son seres de pleno derecho. Tienen derecho a prosperar en sus bosques, a ser la casa de mamíferos, aves, insectos, de dejar caer sus semillas, de ofrecer poesía en otoño, de tener a su lado a unas cuantas setas gracias a la humedad del suelo, de la hojarasca, del humus. Tienen derecho a su propia lengua, sus cantos; tienen derecho a su presente porque su historia es digna de todo reconocimiento, los bosques lo son todo. Estaban ahí mucho antes de que tuviéramos tres coches y un campo de golf donde antes vivían las abejas.

Quiero recomendar estos cuatro libros que tienen que ver con la vida sencilla: Koko. Una fantasía ecológica, Escarabajo en compañía, Mucha gente pequeña y El barón rampante.

About the author

Soy una periodista amante de la literatura infantil y juvenil. Me gusta la ilustración, la ecología, la literatura. Actualmente estoy elaborando mi trabajo de final del máster libros y literatura infantil y juvenil de la UAB. He creado este blog para compartir realidades de una manera diferente a tantos medios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *