Press "Enter" to skip to content

El Lobo de Arena

La historia de este libro llamado “El Lobo de Arena” y editado por Kalandraka destila poesía, infancia con toda la imaginación y sueños que puede tener una niña de la edad de la protagonista. Es una historia entrañable muy amena de leer con la que podemos aprender a vivir de una manera más contemplativa y pausada; una enseñanza siempre importante que lo es también sin duda ahora en tiempos de pandemia.

“El Lobo de Arena” es una historia también de amistad entre un lobo de arena, que es un lobo de arena como no podía ser de otra manera,  y una humana niña que se llama Zackarina y que es curiosa y sincera. El libro se divide en capítulos cerrados que se pueden leer por separado y que tienen también como personajes que pululan por ahí a los padres de la niña. La playa está presente constantemente y en ella se encuentran los dos amigos y conversan y se preguntan muchas muchas cosas sobre la vida. Son muy libres los dos hablando y muchas veces no entienden a los adultos y el lector se da cuenta de que estos muchas veces no saben disfrutar de los pequeños placeres, están muy ocupados haciendo algunas tareas que Zackarina considera irrelevantes y le resulta aburrido ver así a  sus padres. Hay momentos dulces, otros más tediosos en el libro especialmente cuando la niña tiene algún compromiso con algún familiar en el que la meten sus padres, otros tristes, memorias… pero como siempre hay respuestas para todo y cualquier pregunta es posible, pues todo es más llevadero. Con el Lobo de Arena se puede hablar de cualquier cosa porque él es tremendamente sabio, ha vivido en todas partes y durante todos los tiempos.

La edición está muy cuidada, las ilustraciones de María Elina destilan espontaneidad, libertad, sencillez… así que acompañan perfectamente a esta historia que también es muy muy sencilla y al mismo tiempo todo cabe en ella porque Zackarina es muy curiosa y se pregunta siempre algo que no duda en preguntar su amigo el lobo y este contesta con el mayor de los sentidos comunes y la templanza que le da el haber vivido infinitas historias y épocas. Para la niña el Lobo de Arena es muy importante porque le entiende mejor que sus padres con los que a veces no se comprende.

Es un libro que seguro que les puede gustar a aquellos lectores que disfruten con lecturas donde aparentemente no pasa nada pero hay mucha poesía en su interior. Es un libro que reflexiona sobre nuestro tiempo, como en “Momo”, y el hecho de que haya personas siempre ocupadísimas haciendo cosas muy relevantes y que no puedan ni darse un baño en la plaza. Es una reflexión repetida en la literatura, pero por algo es así. La playa está muy presente, la niña protagonista la adora y es como un rincón más de su casa. Ella corre y llega a la playa y allí se siente feliz. La naturaleza se hace presente en esa playa y en ese corto camino al mar desde su casa que está justo enfrente, y se habla de las piedras, de los enebros… “El Lobo de Arena” representa el lado humano más en calma, observador que a veces deja de ser visto por los de nuestra especie.

Asa Lind es una autora sueca autora de varios libros infantiles. Os dejo un fragmentito del libro:

 

– ¡Es una cosa tan estúpida! – continuó Zackarina mientras hacía el ángel en la arena -. ¡Todo el mundo no hace más que trabajar y trabajar y nadie tiene tiempo para nada más!

– Yo también trabajo -comentó el Lobo de Arena.

-¡Tú qué vas a trabajar!-replicó Zackarina-.¡Si solo estás ahí, sentado sin moverte!

Zackarina se levantó e intentó hacer el pino. Era bastante difícil.

– Pues claro que trabajo -explicó el Lobo de Arena-. Trabajo como un loco; no paro un minuto. Casi me mato a trabajar, ¿no lo ves?

– Pero si no haces nada -soltó Zackarina antes de dar la voltereta.

– Exacto -dijo el Lobo de Arena-. No hago nada porque mi trabajo se llama nada, y es el trabajo más difícil que hay.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *