Aunque debe sonar algo sorprendente he conocido a Asun Balzola esta misma semana, digamos que ayer mismo. Probablemente nuestros ojos hayan pasado por su nombre en algún momento en muchos escogiendo algún libro de la biblioteca o buscando alguno en librerías, pero conscientemente no nos habíamos parado a conocer a Asun Balzola. Hay ilustradores que te inspiran y otros que no. A mí Asun Balzola me inspira mucho.

Dibuja de manera libre y su estilo se ha heredado bastante en la actualidad, pienso. Utiliza bastante los fondos blancos, recarga muy poco los encuadres, es prácticamente minimalista. Es poética, es simbólica. Gran parte de su trabajo podría ser perfectamente actual porque a diferencia de otros ilustradores el tiempo no ha pasado por ella. Esto quiere decir que probablemente fuera una adelantada a su tiempo.

Ilustró en1980 Platero y yo de Juan Ramón Jiménez. Con Historia de un erizo ganó el Premio Nacional de Ilustración en 1985. Asun Balzola es muy querida en el ámbito de la literatura infantil y juvenil en nuestro país; desde la revista Peonza precisamente en su último número de diciembre de 2016, que es un especial I sobre el Álbum ilustrado, es ella una de las protagonistas estando en portada y contraportada de la misma además de en el interior de la revista. Nació en Bilbao en 1942 y siendo autodidacta fue escritora, ilustradora y traductora. Se inició en la ilustración infantil con la editorial Aguilar. Fue la primera presidenta de la Asociación de Ilustradores de Madrid (APIM). Txoriburu-Cabeza de chorlito es uno de sus libros más conocidos así como sus libros de Munia.

En la revista Babar le hicieron una entrevista a Asun Balzola en 1998 que realmente merece la pena leer. En ella, entre otras muchas cosas, Balzola dice que aprendió mucho más con el trabajo en la Imprenta Industrial de Bilbao que en la escuela de Bellas Artes. Una cosa que me gustaría destacar de la entrevista es cómo Asun destaca que muchas veces lo que tú piensas o piensas que va a pensar un niño no es lo mismo que estar en la mente del niño. Cuenta este referente del libro infantil cómo le sorprendió que los niños en el libro de Munia…:

Es muy divertido; por ejemplo, en Munia y la señora Piltronera Munia se disfraza para pedir perdón. Como le da vergüenza pedir perdón como Munia, pide perdón a través de un personaje que se ha inventado. Se pone un sombrero y un chaleco, y va a hablar con sus padres. Entonces sus padres aceptan ese trueque y la tratan como a una señora, que es lo que ella dice que es. Yo, por supuesto, no había pensado en qué es lo que veía un niño. Pues los niños me han preguntado varias veces que por qué se reía el papá, si es que acaso había descubierto que Munia no era la señora Piltronera. O sea, los niños creen completamente eso, cosa que me dejó alucinada, porque se han metido tanto en la historia que les parece que un sombrero y un chaleco son suficientes para que los padres no se enteren de quién es. Entonces eso te deja de repente con la boca abierta, porque te sitúa en los seis años, claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *