Mes: octubre 2017

Mi lectura de Las brujas de Roald Dalh Uno de los libros que selecciono entre mis lecturas del último mes

Este último mes he leído varios libros. Los pazos de Ulloa de Emilia Pardo Bazán o Melocotones helados de Espido Freire. También he leído Memorias de una vaca de Bernardo Atxaga y Lila Sacher y la expedición al norte de Catalina González Vilar. Ahora en esta última semana he podido leer otro libro de Roald Dalh, Charlie y el gran ascensor de cristal, y ayer mismo comencé a leer El niño bisiesto escrito por Jose Luis Alonso de Santos. Quizás algo más de un mes hace que leí La sombra del ciprés es alargada que me impactó bastante, del que tan bien escribe Miguel Delibes. Pero del libro del que voy a hablar en esta entrada es del de Las brujas; porque también me fue significante su lectura.

No voy a mencionar los álbumes ilustrados que he leído porque serán unos veinte, entre ellos -y ya los estoy mencionando-: Tragasueños, La ballena y La ballena en invierno, Nueve maneras de no pisar un charco, La llamada de la ciénaga… Y también he podido leer fragmentos de Vida, Tristán encoge. Y un libro como Escuela de fantasía. Pero como digo, el libro que hoy he escogido entre tanto montón de libros, tanta novedad, y tanto auge del álbum ilustrado es Las brujas.

De Roald Dalh he podido leer varios libros pero me parece que este es el que más me ha interesado hasta el momento. Es verdad que Dalh tiene el maravilloso don de no despistarte de la lectura ni un minuto desde que comienzas. Cuando me encaminé a leer Las brujas, me parece que un sábado por la tarde, simplemente sabía que era poseedora de un gran plan para mí misma y que tenía asegurada una tarde feliz. Desde que estoy en la librería trabajando no dejo de recomendar a Roald Dalh cada vez que entran personas preguntando por libros de niños y niñas que ya saben leer. Y para mi satisfacción y, especialmente, para la del futuro lector, se llevan a casa MatildaLa maravillosa medicina de Jorge. Y no me ha pasado todavía que duden en llevarse los libros de Roald Dalh y creo que es porque hay un fantasma -ahora que llega Halloween- alrededor de estos libros que transmite sin palabras lo que significan las historias de este escritor. Y todos sabemos que son buenas historias, que es un regalo seguro, que por lo menos estás ofreciendo una puerta real a la fantasía.

 

He escuchado maravillas de este autor, en los homenajes, especiales, recuerdos, reportajes sobre él siempre hablan expertas que realzan lo especial que ha sido poder compartir estos libros con los niños y niñas en la escuela y lo bien que les ha hecho. Escuché no recuerdo dónde una profesora que hablada de que sus alumnos se mandaban cartas no sé si con el mismo Dalh -antes de su muerte-, pero sí con la hija de este Tessa, creándose un vínculo de cariño en el que los personajes de este escritor son el centro de ese amor. Y también he podido leer artículos de la propia hija del autor Tessa diciendo que su padre no era demasiado cariñoso en su casa, más bien era algo distante aunque siempre buen padre, y que a veces en sus historias podía verse cierto miedo a las mujeres, pero que con Matilda creó una obra ya del todo a lo Dalh pero más dulce. Él que escribía pensando en los niños, que consiguió darles plenos poderes y libertad frente a los adultos, no era -y quizás por esto precisamente- un padre especialmente volcado en besar, abrazar a sus hijos.

 



Pero no me hace falta escuchar todos estos relatos que bien podrían resumirse en otros libros para darme cuenta de que sí que es un escritor que hace disfrutar, que no tiene ni pizca de moralismo hacia los niños, que tampoco tiene miedo a no ser políticamente correcto, que de verdad genera complicidad únicamente con el niño o con la niña, y no busca más cómplices. Las brujas es un libro donde básicamente se nos dice que existen brujas que son mujeres normal, prácticamente indiferenciables de nuestra madre o cualquier otra señora inofensiva; y que estas brujas que se hacen pasar por señoras adorables matan niños, solo viven para eso. Algo de miedo da porque si somos un niño y nos damos cuenta de que hay mujeres que matan niños y no podremos evitarlo, da miedo. Estas brujas en realidad son calvas, tienen garras en lugar de uñas, la saliva azul… En fin, cuando las vemos sin el traje no es agradable. Podríamos conseguir distinguirlas por estos rasgos, pero se los cubren muy bien y es complicado. Y hay un protagonista, un niño que vive con su abuela -una mujer poderosa y genial- que tendrá que darse cuenta de que hay adultos malos y con la complicidad de su abuela se enfrentan a la realidad injusta que les rodea. El final es tierno, pero no lo desvelaré.

Las ilustraciones de Quentin Blake son realmente necesarias porque ayudan a que nos adentremos en el universo de las historias de Dalh. Podría haber otras pero es como si a un escritor le quitas parte de su ritmo de escritura. Estas ilustraciones forman ya parte del texto en un mismo trabajo narrativo.

Mi experiencia como librera en Turuletras en la librería Turuletras

Va a hacer un mes que estoy trabajando en la librería Turuletras. Aunque unas semanas no es demasiado tiempo me gustaría ir escribiendo en el blog mi experiencia hasta el momento y de esta manera también invitarte a que te pases por la librería a ver nuestra selección de libros infantiles y juveniles.

Turuletras es una librería de barrio, situada en Villaverde -la parada de metro más cercana es Ciudad de Los Ángeles-: está en una zona de comercios, frente al Colegio Público Barcelona. Lo más importante para Turuletras son los niños y niñas y que haya libros que ellos disfruten. Las editoriales que más tenemos actualmente son SM, Kalandraka, Combel, pero también otras muchas como Jaguar, Algar, Apila, Salamandra, Anaya, La casita roja, Libros del zorro rojo, Bruño, y muchas otras. El trato en Turuletras es cercano porque no nos olvidamos que estamos en un barrio popular donde las personas se conocen y, al final, es importante conocer a los lectores, saber lo que les gusta y hacerles sentir lo más felices posibles en el espacio de libros.

Tenemos en Turuletras libros de pop-ups con los que los pequeños se emocionan bastante, libros con olores, con sonidos, con pestañas que hay que destapar; libros para bebés de tela, de cartón, para sumergir en el agua. Libros para buscar y encontrar. Y, por supuesto, álbum ilustrado. Para mí es este último un género muy importante porque aúna texto e ilustración en un sentido narrativo complementario. Poco texto para niños que recientemente se lanzan a leer pero mayor narración en las imágenes porque ellos ya pueden comprender historias más complejas. Por supuesto, es además un género que ha tenido y tiene grandes autores que se han dirigido a los niños pero cuyo arte es para todas las edades mostrando complejidad narrativa, diferentes capas de lectura y viendo al niño como una persona sin pensarlo como menor. El niño no es más que alguien con menos experiencias acumuladas pero su mente puede abordar las incógnitas de la vida porque ese es el sentido de la literatura. En Turuletras tenemos espacio, como no podría ser de otro manera, para Maurice Sendak, Eric Carle, Leo Lionni, Tomi Ungerer, Shel Silverstein…

También podéis encontrar en Turuletras a autores contemporáneos como a Mar Benegas, escritora y poeta, especialista en literatura infantil y juvenil; Guridi, Jordi Sierra i Fabra o Xan López Domínguez, entre otros muchos. Si queréis visitar la página de la librería podéis entrar aquí. Podéis también conocer las normas de la librería como que: “Nos encanta que los niños se sientan cómodos, toquen y descubran los libros que tenemos, pero siempre que traten las cosas con cuidado y respeto: los padres deben hacerse responsables de posibles desperfectos que puedan causar los peques en los productos”. Por ello, hay una parte de la librería, la Leoteca, que es para que ellos puedan tocar infinitamente todos los libros que hay allí y sentirse cómodos.



 

También hay novela juvenil en Turuletras y lecturas para los niños que desean sumergirse en una historia con todas las palabras. Tenemos a Roald Dalh, a J.k Rowling. En Turuletras los sábados suele haber cuentacuentos y durante a semana solemos hacer un taller creativo. Esta semana pasada ha sido el aniversario de Turuletras, ¡un año ha cumpliado!, y además de sortear la lámina de una ilustradora hemos hecho una actividad con los niños, que han elaborado una caja, primeramente pintada por ellos. Además, les hemos regalado una flor hecha con piñas y papel de fieltro. El Halloween llevaremos a cabo una calabaza con papel de seda y globos. No te lo pierdas.

¡Ah!, que no se me olvide decirte que cualquier libro lo podemos pedir en la librería y te llega al día siguiente. Incluso si no es específicamente de literatura infantil y juvenil también. Si no sabes muy bien lo que puede gustarle a alguien a quien quieres hacerle un regalo podemos hacerte recomendaciones, o si tienes en mente una temática, un estilo, un tipo de libro en concreto, también te podemos ayudar a buscar y dar forma a ese libro que buscas.

Me gustaría decir que para los rezagados a venir porque ven que quizás la librería está algo lejos, estamos a solo cuatro paradas de metro de Legazpi y Legazpi está a a cuatro paradas de Lavapiés (: Por lo tanto estamos a ocho paradas de Lavapiés en línea directa. Puede parecer mucho pero ocho paradas de metro se pasan en 20 minutos. Volando. Por ello si quieres recibir recomendaciones de libros para un regalo, para tus hijos, ¡para ti mismo! puedes pasar a visitarnos y seguro que te puedes llevar un muy buen libro a tu casa. Si vives por el centro lo tienes cerca y si no, pues piensa que es como ir a al centro, pues un poquito más.

Al final, yo que decidí especializarme en literatura infantil y juvenil, he aprendido que no se puede pasar la vida sin leer porque los libros guardan los secretos del ser humano, las historias contadas, el lenguaje escrito. No leer es como no conocer parte de los que otros han pasado, han sentido, han conocido. Todo el que lee precisa de seguir leyendo. Y a los niños se les puede contar de todo, no hay nada que no puedan conocer o no deban conocer. Estoy aprendiendo mucho en Turuletras, lo que más quizás sea el estar al tanto de las últimas novedades y de otras que no lo son tanto que son reposiciones y que vuelven a la librería. Estoy conociendo libros que me parecen muy interesantes y redescubriendo otros que conocía pero que no había leído. Dentro de este fantástico mundo del libro hay siempre mucho por descubrir.

[Arriba]